¿Quiénes somos?

El lunes 3 de diciembre de 2012 se presentaba al público y a la prensa, en el Salón del Almirante del Real Alcázar de Sevilla, el proyecto de Restauración de retablos, pinturas murales y elementos decorativos de la Capilla de San José, abanderado por la recién creada Asociación para la Restauración del Patrimonio Artístico Nacional (ARPAN). Meses más tardes, una de sus fundadoras, Ana Martín, decide crear una nueva agrupación, para concentrar todos los esfuerzos en la restauración de la capilla de San José. Es así, como en noviembre del 2013, nace la Asociación pro Restauración de la Capilla de San José, ARECA San José, cuyo único fin es la restauración del conjunto de los bienes que hacen de este espacio único e irrepetible. Somos una organización civil, apolítica, sin ánimo de lucro y de interés social, constituida por diferentes particulares y profesionales procedentes de diversos ámbitos de la sociedad sevillana. Prestamos nuestro trabajo y nuestro tiempo de forma altruista para salvar y recuperar una de las joyas del barroco sevillano, la Capilla de San José.

Nuestra labor consiste en mediar entre los Hermanos Capuchinos, sus únicos propietarios, y los organismos, instituciones y entidades, públicas y privadas, y la propia ciudadanía de Sevilla para reunir los medios económicos necesarios para devolver a la capilla a su antiguo esplendor. Así, se recuperará uno de los espacios más sorprendentes y sobresalientes que nos dejaron en herencia nuestros conciudadanos del siglo XVIII.  El testimonio de nuestro trabajo será el entregarla a nuestros hijos y descendientes en perfecto estado de conservación para su uso y disfrute.

Como organización al servicio de la sociedad, en general, y al de Sevilla, en particular, hemos apostado desde los inicios trabajar bajo criterios de profesionalidad, transparencia y claridad, ofreciendo puntualmente información de la gestión realizada. Con este compromiso pretendemos contribuir a fortalecer los vínculos de confianza entre la Asociación y los ciudadanos, que, sin duda, redundará en beneficio de la Capilla.