Historia

Como cualquier otro edifico histórico, la Capilla ha pasado por momentos esplendorosos y otros en los que se ha visto amenazada, peligrando su supervivencia. Para comprenderla hay que remontarse al siglo XIV cuando, documentalmente, se  constata la existencia del Gremio de Carpinteros de lo Blanco en Sevilla. Su sede, el Hospital de Dios Padre, San Felipe y Santiago, un edificio mudéjar, organizado en torno a un patio central, con diversas dependencias y una pequeña capilla, consagrada a su patrón San José. Un siglo más tarde, el edificio se encontraba prácticamente en ruinas, por lo que el Ayuntamiento obliga a los carpinteros a su derribo, por el inminente desplome de sus fachadas. Las obras dieron comienzo en 1687, si bien no se concluyeron hasta  1717, siendo éste el origen de la capilla actual. A lo largo de estos años se construye su única nave, cuyo presbiterio, de planta semicircular se cubría con una bóveda de cuarto de esfera.

Para ese momento, el culto y la devoción a San José había aumentado considerablemente resultando la nueva capilla pequeña para atender las necesidades de las celebraciones, especialmente durante las grandes festividades del Patriarca. En el cabildo de 18 de diciembre de 1746, al tomarse dicha decisión, se ponen las bases para la construcción del crucero y el nuevo presbiterio, una obra “de tal especialidad, que no tuviese parangón en Sevilla” Los trabajos no concluirán hasta 1766, aunque se prolongaran veinte años más, con las labores de policromía y dorado de sus esculturas y retablos.

A lo largo del siglo XIX, tras la desaparición del gremio, la Capilla quedó a cargo de la Hermandad de los Siete Dolores y Gozos del Patriarca San José, cuya situación económica se vuelve más precaria, teniendo que vender algunos enseres e incluso cerrar la capilla, hacía la década de los noventa, por su mal estado de conservación. Unos años antes, en 1868, el Ayuntamiento intenta derribarla al incluirla en los planes de remodelación urbana de los alrededores de la recién creada plaza Nueva. Dicho intento volverá a repetirse en 1906 y 1913, siendo los intelectuales y la ciudadanía sevillana la que consiguen salvarla de la piqueta, declarándose Monumento Nacional en 1912. Durante estos años, desde 1900 a 1915, se realizan una serie de reparos, ofreciéndosela a los Capuchinos para hacerse cargo del culto divino. Éstos la ocupan el 1 de enero de 1916, permaneciendo en ella hasta hoy. En 1964, al desaparecer la Hermandad, los Capuchinos por derecho de uso se convierten en su propietario.

Durante las revueltas por la proclamación de la República, la Capilla será saqueada, padeciendo un intento de incendio, del que se salvó al hundirse los dos tramos centrales de la bóveda de la nave, saliendo por allí el fuego al exterior. Sin embargo, dicho acontecimiento ha marcado decisivamente su actual estado de conservación, ya que solo fue reparada, permaneciendo aún el hollín en sus paredes y en sus retablos y esculturas.

¿Quieres saber más acerca de la historia de la Capilla de San José? Pinche aquí.


Bibliografía:

CRUZ ISIDORO, Fernando: La Capilla de San José del gremio de carpinteros de lo blanco de Sevilla. Sevilla, 2015.

Un comentario en “Historia

  1. Pingback: Ha llegado el gran día… | Capilla de San José

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *